Equilibrio interior

Parece casi normal que en nuestra vida suframos altibajos. Hay días que estamos más animados que otros; sentimientos que van y vienen; ilusiones y desilusiones que marcan la vitalidad con las que luchamos las cosas; enfados y desenfados con las personas que nos rodean y las circunstancias que tenemos que vivir…; y un sin fin de actitudes y vivencias que hemos de afrontar cada día y que marcan esos picos altos y bajos que tenemos en nuestro interior y que condicionan nuestra forma de vivir. Mantenernos en un mismo estado y nivel de vida interior parece casi imposible, porque vivir constantemente en equilibrio interior resulta una empresa difícil y dura a la vez, pues hemos de tener una fuerte vida interior que nos ayude a mantenernos en paz, serenidad, esperanza e ilusión en todo momento y en cada vivencia, independientemente de cómo sea. Es cierto que no somos máquinas, pero si algo nos ayuda a mantenernos en este equilibrio tan preciado y beneficioso es nuestra vida espiritual, pues nos ayuda a afrontar desde la presencia de Dios y desde la confianza más absoluta cada situación que tengamos que vivir, por muy dura y traumática que sea.

Read moreEquilibrio interior

La oración de intercesión

Dios siempre quiere lo mejor para nosotros, quiere vernos felices en todo momento. Para ello nos ha dado uno de los mayores regalos que podemos tener: la oración de intercesión. Quien pide por los demás olvidándose de sí es capaz de mostrar la gran bondad que tiene su corazón. Uno de los ejemplos más claros lo tenemos en la curación del paralítico al que descolgaron por el techo (cf. Mc 2, 1-12). Gracias a la fe que tenían en Jesús quienes abrieron el boquete en el techo, lograron presentarle delante de Jesús de la manera menos pensada, incluso original, creyendo que Jesús lo curaría y le devolvería la salud. De este deseo es donde buscamos a Dios para que nos ayude a resolver nuestros problemas, agobios, angustias y frustraciones. Cuando rezamos a Dios pidiendo por alguien e intercediendo por él, estamos poniendo nuestra mano en el corazón de Dios con la confianza de saber que el Señor atenderá nuestras peticiones. Así es como llegamos al corazón misericordioso de Dios y provocamos el milagro, la acción salvadora. Porque el Señor no se resiste a quienes con fe le buscan, a quienes esperan en él y se compadecen también por el sufrimiento y el dolor de sus hermanos.

Read moreLa oración de intercesión

Instrumento de la Palabra

Los discípulos se nutrían constantemente de la Palabra de Jesús. Había veces que la entendían con claridad y otras que necesitaban que el Señor Jesús se la explicase a parte. Necesitaron un proceso de formación y acompañamiento por parte del Maestro que tuvo su culmen en Pentecostés. La sabiduría que adquirieron no llegó por ciencia infusa, sino porque realizaron un camino y fueron testigos de todo lo que el Señor realizó y enseñó. Así es como tiene que ser nuestra vida de fe; un camino al lado de Jesús, dejándolo todo para seguirle. Este es el primer paso que hay que dar: estar disponible, hacer que el corazón y el espíritu no tenga ninguna predisposición, sino dejarse llevar por Jesús y estar decidido a seguirle con fe. Hay veces que la confianza disminuye ante las situaciones de la vida que se presentan; el no saber qué hacer; no tener ciertas seguridades; tener que aceptar las debilidades de los hermanos para poder caminar juntos a veces resulta muy complicado. El Señor Jesús te invita a perseverar, a no desfallecer. Escucha con atención lo que cada día te dice a través de su Palabra y aliméntate de ella. En cuanto la Palabra de Dios deja de ser alimento para el alma comenzamos a flaquear; los defectos de los hermanos se hacen más grandes a nuestra mirada y nos empezamos a separar de ellos; las tentaciones se hacen más frecuentes y caemos en ellas, movidos por ese deseo de supervivencia y comodidad que nos lleva a no complicarnos la vida por los otros y empezando a ser espectadores de lo que ocurre a nuestro alrededor, sin tomar partido en ello.

Read moreInstrumento de la Palabra

En Dios

Estar preparados para afrontar las dificultades no siempre es fácil y nos pilla preparados. Frecuentemente nos solemos ver sorprendidos por las “sorpresas” que la vida nos pone por delante, y nos quedamos sin saber cómo reaccionar. Dios nos quiere ayudar en estos momentos y nos capacita para que tengamos la fortaleza, la determinación y el ánimo suficiente para que no desfallezcamos y seamos capaces de salir hacia delante. Es bello y hermoso sentirse elegido por el Señor. Nos llama a cada uno por nuestro nombre y nos invita a vivir una experiencia espiritual profunda y verdadera, que nos mete de lleno en la dinámica del Espíritu y solamente hacen falta dos actitudes: abrir el corazón al Espíritu Santo y dejarse llevar donde Él lo desee. Dios no defrauda y siempre nos tiene presentes; basta con mirar a Jesucristo para darnos cuenta de lo especiales que somos, porque lo importante es mirar a Jesús cara a cara y ver cómo se preocupa por cada uno.

Read moreEn Dios

Velad y orad

Hay veces que la rivalidad nos puede llevar a extremos que no nos gustaría vivir. Nos separamos de los demás y los convertimos en nuestros contrincantes o quizás también en nuestros enemigos. Quizás estas palabras suenan demasiado fuertes. Así de pobre y mísera es a veces nuestra condición humana, nos creemos mejores de los demás y queremos estar delante de ellos. Nadie está exento de vivir esta situación, como tampoco lo estuvieron los discípulos. También entre ellos discutían para ver quien era el más importante y el primero de entre todos. Ninguno tuvo el discernimiento ni la prudencia para saber poner freno a la discusión, habían acompañado a Jesús desde el comienzo de su vida pública, le habían oído predicar y enseñar, pero todavía tenían el corazón demasiado endurecido como para pensar en ceder o ser los últimos. Por eso Jesús les dijo: «Que el mayor entre vosotros sea el menor, y el que gobierna, como el que sirve» (Lc 22, 26). Ser el último y el servidor de todos es difícil de vivir en ocasiones, pero ese es el deseo de Jesús. Esta discusión se produce en la Última Cena, y Jesús les tira un jarro de agua fría a los discípulos que los deja sorprendidos y descolocados, anunciándoles que le iban a abandonar y dejar solo. Hasta Pedro se lo manifestó a Jesús al decirle que nunca se escandalizaría de él (cf Mt 26, 33), y en cambio a las pocas horas le estaba negando para salvarse de los romanos.

Read moreVelad y orad

Anhela tu conversión

Anhela tu conversión. Deja que en ti crezca el deseo de querer estar con el Señor, de pertenecerle. Ten claro que tu vida no te pertenece, le pertenece a Él porque quiere ayudarte a sobreponerte. Él te dice que no estás solo, que siempre está contigo. Ser de Dios es ponerte en sus manos, dejarte hacer en tu vida, escuchar todo lo que te tiene que decir, aceptar su voluntad, aunque tu mente no entienda nada, amar a los hermanos como él mismo Cristo lo ha hecho, dando la vida sin esperar nada a cambio. Dios siempre te está hablando, a través de los acontecimientos de cada día, de las personas que te rodean, en los pensamientos que se te pasan por la cabeza cada dos por tres, en lo que no entiendes y te revela, en lo que te ilusiona y te hace no escatimar esfuerzos para hacer realidad lo que deseas. Aunque las cosas no lleguen como tú quieres y en el momento que deseas, espera en el Señor que no defrauda. Todo llega a su tiempo y necesita su proceso de madurez, por eso ten paciencia y deja que el Señor actúe en ti. No le pongas trabas ni le digas lo que tiene que hacer, porque el Señor sabe muy bien lo que se hace y cuándo ha de actuar.

Anhelar tu conversión es mucho más que un deseo, pues proyectas un estilo de vida que te llevará a desear estar con Dios y servirle con todo tu corazón. Todo necesita un proceso, un camino que hay que recorrer paso a paso, con determinación, dejándote llevar por donde el Espíritu de Dios te sugiere. Es fácil resistirse a dejarse llevar, pues a veces la voluntad te puede y se antepone al Señor. No te resistas, anhela tu conversión y deja que Dios entre en tu corazón. Todo será distinto, algo comenzará a cambiar en tu interior casi sin darte cuenta, porque la tristeza se transformará en alegría, la desilusión en esperanza, el rencor se convertirá en amor y el desasosiego y la intranquilidad en paz interior. Así es como se comienza a convertirse, allanando el terreno y preparándolo para que Dios pueda acampar en él. 

Read moreAnhela tu conversión

¿Cómo te preparas para encontrarte con Dios?

Son muchas las ocasiones en las que por tu carácter has reaccionado de manera incorrecta y al momento te has arrepentido de ello. Es una de las fragilidades del ser humano, en las que por mucho que quieres controlarte y no saltar, terminas haciéndolo y sintiéndote mal por ello. Llegar a dominarse es un acto heroico, y son muchos los pasos que vas dando en esa dirección, aunque llegar a erradicarlo, a veces, resulta una tarea más que difícil. No te agobies por esto, en tu camino de conversión y santidad has de pasar por estos momentos, que te ayudan a crecer y perseverar; a mantenerte alerta y atento para no volver a cometer los mismos errores a la hora de reaccionar. Cualquier paso de superación es un verdadero triunfo, y es en esto en lo que te tienes que centrar, porque así creces, avanzas y maduras. Y vas asentando las verdaderas bases para erradicar cualquier debilidad de tu vida. Con tus debilidades no te puedes perpetuar en el tiempo, es necesario, incluso para tu ánimo, ver cómo vas superándote y avanzando en tu vida personal, erradicando poco a poco tus debilidades y limitaciones, y creciendo como persona y como creyente.

Read more¿Cómo te preparas para encontrarte con Dios?

La vida verdadera está en Dios

Estamos más que acostumbrados a las desgracias, a las muertes, a los accidentes. Basta poner las noticias para darse cuenta de que mucho más de la mitad de las noticias tienen que ver con estas fatalidades. Nos hemos acostumbrado a ver a la gente sufrir. Parece como si nos hubiésemos creado un escudo que nos protege ante las personas que nos rodean y lo están pasando mal. Seguimos con nuestra vida y nos hemos hecho expertos en pasar por delante del dolor de una manera invisible. Es como si hubiésemos perdido la solidaridad que hace que nos pongamos en la piel del otro, intentando sentir lo que ellos sienten; precisamente nuestra fe cristiana nos invita a eso. Si estamos comprometidos con Dios estaremos comprometidos con los hermanos.

Read moreLa vida verdadera está en Dios

La mejor defensa

Seguro que en más de una ocasión te has podido sentir bloqueado ante las situaciones que te han tocado vivir; son tan duras que mentalmente te desgastan de una manera brutal; tu mente se embota y cuesta trabajo pensar con claridad. No es fácil afrontar los momentos de angustia y de desasosiego porque las ideas van y vienen en nuestra cabeza y no paramos de dar vueltas a las situaciones que estamos viviendo. Para poder afrontar situaciones así, es muy recomendable acudir a la Palabra de Dios, porque en ella vamos a encontrar la respuesta a todas las situaciones humanas y espirituales que vivimos. Además, nos permite romper las barreras y estructuras mentales que nos hayamos podido crear en medio del fragor de esa batalla mental que producimos en nuestro interior, y, que a veces, tanto nos inquieta y agobia.

Nos dice el apóstol san Pablo: «Buscad vuestra fuerza en el Señor y en su invencible poder. Poneos las armas de Dios, para poder afrontar las asechanzas del diablo, porque nuestra lucha no es contra hombres de carne y hueso sino contra los espíritus malignos del aire. Tomad las armas de Dios para poder resistir en el día malo y manteros firmes después de haber superado todas las pruebas. Estad firmes; ceñid la cintura con la verdad, y revestid la coraza de la justicia; calzad los pies con la prontitud para el evangelio de la paz» (Ef 6, 10-15). Las pruebas siempre son duras y difíciles; casi siempre nos agitan interiormente y nos suelen quitar la paz. A veces, cuando superamos las dificultades, caemos en la cuenta de que hemos perdido demasiadas cosas en esa lucha. Por eso es importante tomar las armas de Dios, para combatir en la lucha de cada día.

Dios siempre está de nuestra parte y dispuesto a echarnos una mano. En Él siempre vamos a encontrar la fuerza, el ánimo, la esperanza y la energía necesaria para superar cada situación que nos toque vivir y afrontar. El ánimo con el que vivamos y afrontemos nuestra vida es fundamental; de él depende parte de nuestro ímpetu en el desarrollo de nuestra vida, especialmente en medio de las turbulencias en las que nos podemos ver envueltos. Perder la fe, apartarnos de Dios y dudar de Él es el mejor trabajo que hace el demonio, para debilitarnos y hacernos sucumbir. Por eso hemos de estar firmes y preparados siempre. Ninguno sabemos en qué momento llegarán los problemas, pero sí que debemos de mantener viva nuestra fe en Cristo, para que apoyándonos en Él no nos sumerjamos en las profundidades de la oscuridad, del desánimo y la desazón.

Hemos de tener siempre la armadura de la fe, para poder soportar los golpes que la vida nos da. No podemos ir a pecho descubierto, porque entonces seremos mucho más vulnerables y fáciles de atacar. Rápidamente la perderemos, porque las dudas van “desangrando” nuestra esperanza hasta que la perdemos definitivamente y nos embarga la tristeza y la frialdad del corazón, porque hemos echado a Dios de nuestra vida.

Por eso, en cuestiones de fe, necesitamos la armadura de la justicia, que nos ayuda a estar cerca de Dios y resistir esos envites tan fuertes que la vida nos da. Ya que se encarga Satanás de sembrar en nuestra vida odio, mentira, desesperanza, dudas, desilusión… para que vivamos resignados, deja que Dios llene tu vida de su amor y que así puedas sentirte más que seguro en Él y rechaces toda tentación que te venga. «Dios es amor» (1 Jn 4, 8), y este amor es la mejor arma que puedes tener. Procura tener tu corazón siempre limpio para que el Señor habite en Él, y no consientas que en ningún momento entre nada malo en Él. Ya sabes, por experiencia, que la vida es un combate y Dios es la mejor defensa. No lo pierdas.

 

Sin resentimientos

Seguro que a lo largo de tu vida has sufrido desencuentros con personas y te has llevado desengaños importantes, que te han hecho sufrir y han ido forjando una coraza en tu interior. Es importante quitarse la coraza para amar de verdad y de corazón a los que te rodean, aunque por propio instinto de supervivencia y para no sufrir, nos ponemos la coraza para evitar recibir más daño. La capacidad de perdonar y de olvidar nos ayuda a eliminar todo tipo de resentimiento que puedas tener en tu interior, para que así tu vida de fe y tu relación con el Señor no se vea resentida. Nos dice el apóstol san Juan: «Si alguno dice: “Amo a Dios”, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve»(1 Jn 4, 20). Hemos de tener una correspondencia entre lo que creemos, decimos y vivimos. Este triángulo debe de tener una simbiosis perfecta para que nuestra vida sea coherente y vivamos verdaderamente en paz con Dios, sin ningún tipo de resentimiento en nuestro interior.

Read moreSin resentimientos